NORMATIVA

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible viene adelantando una estrategia dirigida a promover la gestión ambientalmente adecuada de los residuos posconsumo con el fin que sean sometidos a sistemas de gestión diferencial y evitar que la disposición final se realice de manera conjunta con los residuos de origen doméstico.

Dicha estrategia involucra, como elemento fundamental, el concepto de responsabilidad extendida del productor, en el cual los fabricantes e importadores de productos son responsables de establecer canales de devolución de residuos posconsumo, a través de los cuales los consumidores puedan devolver dichos productos cuando estos se convierten en residuos.

En desarrollo de lo anterior, el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, hoy Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, ha expedido regulación para los sectores de plaguicidas, medicamentos, baterías plomo ácido, pilas y/o acumuladores, llantas, bombillas y computadores y/o periféricos.

Así mismo, el Ministerio ha desarrollado estrategias voluntarias a través de alianzas y acuerdos de concertación establecidos con los fabricantes e importadores, para la recolección y gestión ambientalmente adecuada de celulares y equipos de refrigeración en desuso.

En el desarrollo de estas acciones los fabricantes e importadores han implementado Programas Posconsumo de Residuos.  

GESTIÓN DE LOS RESIDUOS DE APARATOS ELÉCTRICOS Y ELECTRÓNICOS

Resolución 0851 del 2022: Gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE)


Establece la clasificación nacional de los Aparatos Eléctricos y Electrónicos (AEE) y sus residuos, los lineamientos y requisitos de los sistemas de recolección y gestión de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) a cargo de los productores y las condiciones para la aceptación de los RAEE por parte de los comercializadores de AEE, con el fin de prevenir y controlar los impactos adversos sobre el ambiente.

De su contenido se destaca:

  1. Fija categorías y subcategorías para la clasificación de los Aparatos Eléctricos y Electrónicos (AEE) y sus residuos.
  2. Establece los lineamientos y requisitos de los sistemas de recolección y gestión de RAEE.

Esta resolución entre en vigencia a partir del 01 de enero de 2023.

PILAS USADAS

En este Sistema se incluyen las pilas de uso doméstico, tanto recargables como no recargables, de las tecnologías más comunes, como son:

  1. Pilas Alcalinas y Zinc Carbón (usadas comúnmente en aparatos domésticos)
  2. Pilas botón para calculadoras, relojes, audífonos, entre otros.
  3. Pilas recargables para cámaras, computadores y otros aparatos portátiles,

La mayor parte de los programas utilizan contenedores ubicados en tiendas, almacenes de grandes superficies, donde se recolectan las pilas cilíndricas domésticas; otros están en tiendas especializadas y consultorios médicos, puesto que muchas de las aplicaciones electrónicas que sirven a las prótesis o implantes usan pilas botón.

Las pilas de los computadores portátiles y otros aparatos tienen mecanismos de recolección ubicados en los centros de servicio de los aparatos, donde se conocen las medidas de seguridad adecuadas para entregarlos y manejarlos

MEDICAMENTOS VENCIDOS

Los medicamentos vencidos incluidos en estos planes son de uso humano y de uso veterinario, incluyen también los homeopáticos y fitoterapéuticos.

Dentro del concepto de «medicamento vencido» se incluyen los siguientes residuos:
  • Envases, empaques, cajas, frascos, ampolletas,
  • Medicamentos cuya fecha de vencimiento ya expiró
  • Medicamentos parcialmente consumidos

Sin embargo, NO se debe entregar al plan posconsumo:

  • Jeringas, agujas, cuchillas y demás elementos corto punzantes.
  • Residuos de gasas, algodones, telas, curaciones,
  • Residuos con riesgo biológico o infeccioso (restos de tejidos, fluidos corporales)
  • Residuos que no están relacionados con medicamentos(empaques de Jabones, frascos de champú, latas de plaguicidas domésticos).

COMPUTADORES E IMPRESORAS EN DESUSO

En este Sistema de Recolección se incluyen los computadores e impresoras más comúnmente usados en los hogares, establecimientos comerciales e instituciones. Incluyen principalmente:

Computadores portátiles (laptop, ultrabook, notebook, tablet, notepad, PDA, entre otros)
Computadores de escritorio (compuesto principalmente de CPU, Pantalla, Teclado, Ratón)
Impresoras de uso doméstico (cartuchos de tinta, tipo láser)

Periféricos (scanner, parlantes, cámaras web, discos duros externos, unidades de lectura/escritura, cargadores, módem, enrutadores, entre otros)
Existen varios mecanismos para la recolección selectiva de los computadores, además de puntos fijos para la recolección se dispone de campañas periódicas y envío a través de empresas de mensajería y correspondencia.

El reusó de computadores es una de las metas de este programa, por lo que se debe asegurar el buen estado de los residuos para favorecer su reacondicionamiento.

BATERÍAS PLOMO ÁCIDO

Los Planes de Gestión de Devolución de Productos Posconsumo de Baterías Usadas Plomo Ácido están reglamentados por la Resolución 372 de 2009, y tienen como objeto establecer los elementos que deben incluir los fabricantes o importadores de baterías plomo ácido, para lograr el retorno a la cadena de este tipo de elementos una vez se convierten en residuos o son desechados por los consumidores, con el fin de proteger la salud humana y el ambiente.
Incluyen las baterías que se implementan en el parque vehicular del país. El principio básico del posconsumo de baterías usadas plomo ácido – BUPA, es que los consumidores finales tengan a su disposición y fácil acceso puntos para entregar este tipo de residuos, con el fin de que sean gestionados con empresas que cumplan con la normativa ambiental vigente en materia. Principalmente se implementan puntos o centros de acopio en talleres, “servitecas”, almacenes de repuestos, grandes superficies y sitios formales, donde se venden baterías para el parque vehicular.
En estos sitios los técnicos, operarios y personal, con todas las medidas de protección personal, podrán recibirle y acopiar las baterías usadas, para posteriormente enviarlas a una empresa licenciada para el manejo adecuado.

Recomendaciones

  • • No entregue baterías a sitios que no cuenten con medidas de seguridad,
    • No entregue las baterías a compradores ambulantes o recicladores informales,
    • Exija su constancia de recibido,
    • Recuerde que cualquier persona que se dedique al reciclaje de baterías usadas debe tramitar y obtener una licencia ambiental.

BOMBILLAS FLUORESCENTES USADAS

Las bombillas que actualmente están incluidas en el Sistema de Recolección Selectiva son:

  1. Bombillas fluorescentes tubulares (pueden ser rectas o circulares)
  2. Bombillas fluorescentes compactas (comúnmente conocidas como ahorradoras)
  3. Bombillas para alumbrado público (sodio, mercurio o halogenuro metálico)


NO están incluidas en los Sistemas de Recolección Selectiva las bombillas de vehículos, las bombillas halógenas, dicroicas, ni las bombillas incandescentes.

Aunque muchas de estas bombillas tienen sustancias peligrosas, como mercurio y plomo, son seguras mientras no se rompan, permitiendo un ahorro de energía importante siempre que sean usadas bajo las instrucciones del fabricante.

LLANTAS USADAS

Este sistema incluye las llantas de vehículos (carros, camiones, buses, camionetas, entre otros) con un rin menor o igual a 22.5. No se incluyen las llantas de motocicletas, bicicletas, vehículos fuera de carretera o de rin superior a 22.5.

Las llantas usadas no son consideradas en Colombia como un residuo peligroso, sin embargo requieren ser devueltas a los productores para favorecer el reciclaje, aprovechamiento como agregado asfáltico o el reencauche, así como evitar que sean quemadas en espacios a cielo abierto y como combustible en actividades informales.

El uso de las llantas usadas como combustible está regulado por la Resolución 1488 de 2003.

ENVASES DE PLAGUICIDAS DOMÉSTICOS

  • La aplicación de los programas de posconsumo de plaguicidas en Colombia están regulados por la Resolución 1675 del 2 de Diciembre de 2013, expedida por el ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, por la cual se establecen los elementos que deben contener los Planes de Gestión de Devolución de Productos Posconsumo de Plaguicidas.
  • Estos planes se constituyen en el instrumento de gestión que contiene un conjunto de reglas, acciones, procedimientos y medios dispuestos para facilitar la devolución y acopio de productos posconsumo que al desecharse se convierten en residuos o desechos peligrosos, con el fin de que sean enviados a instalaciones en las que se sujetarán a procesos que permitirán su aprovechamiento y/o valorización, tratamiento y/o disposición final controlada.
  • Incluyen los envases, empaques, embalajes y productos de plaguicidas desechados o descartados por el consumidor al final de su vida útil, sin perjuicio del uso agrícola, veterinario, doméstico e industrial. Igualmente se deben gestionar los plaguicidas en desuso (vencidos o fuera de las especificaciones técnicas, envases o empaques que hayan contenido plaguicidas, remanentes, sobrantes, subproductos de estos plaguicidas).
  • En los programas de recolección para dar cumplimiento al plan deben gestionarse todos los tipos de envases, empaques y embalajes, sin importar el material (plástico, metal, vidrio, etc.) del que esté hecho.
  • Es responsabilidad de los fabricantes, importadores y los participantes de la cadena comercial de los plaguicidas, incluido el consumidor final, participar en el proceso de devolución de los envases, empaques y embalajes de plaguicidas producto del posconsumo.

POSCONSUMO DE ENVASES Y EMPAQUES

¿QUÉ SON LOS PLANES DE GESTIÓN DE DEVOLUCIÓN POSCONSUMO DE ENVASES Y EMPAQUES?

Los planes de gestión de ambiental de los residuos de envases y empaques, se constituyen como un instrumento de gestión que contiene un conjunto de reglas, acciones, procedimientos y medios dispuestos para facilitar la devolución y acopio de envases y empaques de papel, cartón, plástico, vidrio y metal, al que los productores deben acogerse como parte del cumplimiento de su responsabilidad ambiental empresarial frente a los consumidores y ante la sociedad en general.